Decoración de botijo con servilletas


En esta ocasión, me  enfrentaba  a un botijo de mis abuelos maternos, que tendrá aproximadamente más de 50 años. Desde que tengo uso de razón lo recuerdo en casa de mis abuelos, y recuerdo haberlo usado, en compañía de mis primos y de mi hermano. Hacíamos turnos para beber cuando volvíamos todos a casa después de montar en bici o de pasarnos horas jugando en la calle. Tratábamos de beber  “a morro”, sin tocar el botijo con la boca, y los más pequeños, lo único que conseguíamos es que hubiera agua por todas partes, pero seguíamos igual de sedientos.

IMG_20160527_151126 (Copy)

Botijo original.

El botijo se encontraba en buenas condiciones a pesar de los años que tiene. Lo primero que hice fue lijarlo, principalmente por la parte de abajo, ya que mostraba bastantes manchas de humedad.  Aunque las manchas no conseguí quitarlas completamente esto no me importó, ya que estas manchas recuerdan el paso del  tiempo, y el valor de las cosas.

Una vez limpia la superficie del botijo, empecé a decorar. Quería darle un aire fresco, que me recordara a mi infancia y a los campos de Castilla La Manca. Por este motivo utilicé las imágenes de un espantapájaros y de un girasol, impresas en unas servilletas. Como podéis comprobar, me gusta mucho utilizar servilletas para decorar, ya que tienen precios muy asequibles y la técnica del decoupage es muy sencilla.

En  primer lugar, el primer paso para trabajar con servilletas, es separar la primera capa de la servilleta del resto. Solo utilizaremos la capa de la servilleta que tiene impresa la imagen.

Una vez separadas las capas, procedo a cortar las siluetas de las imágenes.  Una vez cortadas procedemos a pegarlas. Para ello utilizo  el gel médium decoupage de Artis, con un acabado mate. El gel lo aplicamos directamente sobre el botijo, y encima colocamos la servilleta. Para evitar arrugas, desde el centro hacia fuera vamos extendiendo con un pincel el gel de forma muy suave y retirando el exceso de cola con un trapo. Al tratarse de una superficie porosa, en caso de que el gel se exceda de los bordes de la servilleta, éste a penas se aprecia.

Una vez seco, igualmente desde dentro hacia fuera, volvemos a aplicar el gel médium, en este caso para proteger el papel. Como la servilleta se moja con el gel, es imprescindible extenderlo de manera cuidadosa para evitar que éste se rompa. Es importante que en ningún caso, apretéis demasiado el pincel o brocha que vayáis a utilizar, ya que si no,  es muy probable que con él arrastréis parte de la servilleta.

IMG_8338 (Copy)

Posteriormente al secado, con el objetivo de integrar las imágenes de las servilletas en el botijo, sobre la parte que bordeaba los dibujos, aplico colores similares a los de las imágenes, difuminando los bordes, favoreciendo la visión de conjunto de la pieza, y en el caso del espantapájaros, utilizo alrededor del mismo el color azul, con el objetivo de crear como fondo el cielo.

IMG_8341 (Copy)

Una vez totalmente seca la superficie, y para proteger la pieza, utilicé un producto destinado a crear barreras contra la humedad y a reforzar fondos de cemento o yeso. Se trata de Wikulac, de Beissier. El producto es válido tanto para interior como para exterior. Lo extendí como una pequeña brocha. Me gusta mucho el acabado ya que al ser incoloro, mantiene el color original, y al tener un efecto mate, el botijo mantiene su aspecto primigenio.

IMG_8343 (Copy)

Como podéis ver, con unas servilletas, podemos conseguir una gran transformación, sin apenas costes.

Animaros a probar, no os arrepentiréis¡¡¡